Xiaomi vuelve a dar pistas de su llegada a Occidente

0
Logo de Xiaomi

Temo que, cuando Xiaomi aterrice en los países occidentales, se como la historia de Pedro y el lobo: después de tantos años escuchándolo, nadie se lo va a creer. Pese a contar con presencia oficialmente en una pequeña selección de países, Xiaomi se ha afianzado en tan solo 5 años como una de las grandes marcas de telefonía a nivel mundial.

Pero en Xiaomi saben perfectamente que para continuar por la senda del crecimiento deben extender su dominio fuera de sus fronteras actuales. Bin Lin, presidente de la compañía y uno de sus fundadores, ha dado una pequeña muestra de su intención de llegar a Estados Unidos al prestigioso medio The Wall Street Journal.

En el evento WSJD, Bin Lin dijo que su empresa está considerando entrar en Norteamérica con sus Mi Note y Mi Note Pro y utilizarlos como punta de lanza para hacerse un hueco en este nuevo territorio. Por desgracia lo que no se le escapó fue la fecha en la que piensan realizar este osado movimiento.

Xiaomi y el peligro de las patentes

Xiaomi dió hace no mucho el importante paso de empezar a comercializar sus productos en India, segundo país más poblado del globo con un increíble potencial para el sector del e-commerce y la comercialización de smartphones baratos. Una combinación ganadora para la marca china.

Lei Bin enseña los Xiaomi Mi Note y Mi Note Pro

Pese a los éxitos cosechados en el subcontinente indio, su desembarco trajo consigo un problema que debería haber sido previsto con antelación: una demanda por violación de patentes por parte de Ericsson. Al ser una empresa jóven, el porfolio de patentes de Xiaomi no es muy extenso y se puede intentar bloquear la venta de sus dispositivos alegando que hacen uso de tecnología propietaria de terceros.

Parte de la precaución ante la conquista de Occidente vendría motivada por este factor, que podría trastocar sus planes de expansión y dejar dañada la imagen de la compañía ante sus nuevos potenciales consumidores. Xiaomi necesita fortalecer su abanico de patentes, ya sea adquiriendo las de algún rival en aprietos o buscando algún socio con el que llegar a tierras americanas.

Dejar una respuesta