Xiaomi acusada de publicidad engañosa en China

0
Xiaomi logotipo

Hay que andarse con pies de plomo con la legislación en materia de publicidad, y si no que se lo digan a Xiaomi. La empresa china de referencia en el campo de la telefonía tiene ahora que enfrentarse a una investigación del gobierno de Beijing, acusada de violar las leyes del país asiático.

La nueva ley de publicidad china, que entró en vigor el pasado 1 de septiembre, prohíbe el uso de superlativos a la hora de promocionar productos. Ese ha sido precisamente el error de Xiaomi, que usó expresiones como “el mejor” y otras similares para anunciar algunos de sus productos en China.

Xiaomi es la primera compañía del sector en afrontar una investigación de este tipo tras los recientes cambios en el código del gigante asiático. Los responsables de la Administración por la Industria y el Comercio del Gobierno chino han afirmado que encontraron algunas de estas expresiones conflictivas en la página web oficial del fabricante, como consecuencia de un chivatazo de una fuente anónima.

Los cambios introducidos en la legislación china llegan con la intención de proteger al consumidor de tácticas engañosas, como exagerar las especificaciones de un producto con tal de conseguir ventas. Sin embargo, ese tipo de lenguaje es bastante común dentro del mundillo de la telefonía y dudo que Xiaomi sea la única compañía china en utilizarlo.

Xiaomi, en problemas en China

Toca esperar para conocer el veredicto de las autoridades locales, pero sea cual sea la imagen de Xiaomi ha quedado en entredicho ante los seguidores que atesora en su país natal. Vale, no estamos delante de un escándalo al nivel de Volkswagen pero este tipo de noticias hacen daño a la imagen de marca de cualquier empresa.

Esta no es la primera vez que Xiaomi hace frente a un escándalo relacionado con cómo se venden sus terminales. Cuando se presentó el Xiaomi Redmi Note 2 el pasado agosto, algunas tiendas afirmaron en sus fichas que el teléfono incorporaba paneles de Sharp o AU Optronics, cuando en realidad sus pantallas son fabricadas por Tianma Microelectronics. Xiaomi se desentendió del problema y afirmó que era un fallo provocado por terceros, en el que ellos nada tenían que ver, pero el daño para entonces ya estaba hecho.

A título personal he de decir que me extraña la naturalidad con la que las autoridades afirman que empezaron a trabajar solo tras recibir un soplo anónimo. En el mundillo de la tecnología las exageraciones a la hora de promocionar un producto por parte de los diversos fabricantes son el pan nuestro de cada día, por lo que trabajo no les debería faltar.

Dejar una respuesta