Me voy a comer Shanghai. Parte I #Nacho

2
Capitulo 4 me voy a comer a Shangai

¡Muy buenas, gente!

Volvemos a la carga y esta vez quiero acercaros un poco de cultura gastronómica china. Y es que, salvo contadas excepciones, lo que entendemos como “comida china” en España dista un poco de la realidad que aquí llaman simplemente “comida”. Sí y no. Hay cosas que sorprende por lo parecidas que son, y otras que sorprenden por lo absolutamente diferentes que son. Aparte, existen maravilla y guarrerías que no tienen nada que ver.

Comer en Shanghai Rollito

Empecemos por las semejanzas; Todos los días como en la cantina del centro de investigación y, aparte de repetitiva, se parece más a lo que entendemos por “comida china”, Tiene mucha verdura y carne en trocitos pequeños cocinados con salsa de soja.

Y hasta aquí las semejanzas, porque lo mismo te encuentras una verdura típica del lejano planeta de Pandora, o condimentos tan curiosos que no sabes si se come o es adorno culinario. Lo que sí es común a todo plato que se precie es una buena dosis de guindilla o picante. Lechugas o verduras de hoja grande pero de aspecto más parecido a un alga, pues lo hervimos con picante. Plato de pepino con huevo, con picante, claro. Carne en salsa de soja, ufff eso sí que lleva picante. Eso es bueno, si te gusta como a mí… pero eso también cansa y pasa factura.

Por otra parte siempre puedes elegir “dumplings”, “noodles” o la comida “internacional” que haya, lo cual se agradece y te saca un poco de la rutina.

Pero lo que más molan son las cosas diferente. Cuando vas a comer fuera, dejando para otro post los restaurantes indios, pakistaníes, bangladeshinos, japoneses, coreanos, tailandeses, malasios, italianos, españoles, peruanos, colombianos, camboyanos y un etcétera infinito, la comida de los sitios chinos como tal mola un huevo. Pero también lo dejaré para otro artículo, soy malvado.

Hoy quiero enseñaros qué compran para comer los chinos de a pie. Y es que en un super chino (no confundir con bazar), lo normal es que la pescadería sea un acuario donde hagas un self-service de lo que quieras llevar a casa, que en la sección de mariscos encuentres también tortugas y ranas vivas o que en la sección de frutas te sientas como en otro planeta. Abajo os dejo algunas de las fotos más curiosas. Comentémoslas.

Comer en Shanghai Marisco

Empecemos por los peces. Si no tienes presupuesto para ir a aquarium siempre puedes darte una vuelta por un supermercado. Eso sí, no esperes ver los peces y los mariscos en un hábitat molón, que va. Lo suyo es más bien apelotonarlos, ahora bien, la fuente para oxigenar suele ser digna de un jardín molón.

Detalles para los peces. No me gusta para nada la idea porque los pobres animales pasan sus últimas horas como los chinos de vacaciones, con la cara pegada al culo del siguiente. A parte de que no consideran que vayan a vivir mucho y no los alimentan. Más de una vez los he visto nadando boca abajo. Ah, lo más gracioso, tienes que pescarlo tú mismo… precioso todo.

Comer en Shanghai Peces

Lo que si mola son los estantes a granel de especias, tés, algas, verduras, etc. Todas son flipantes y maravillosas, incluso el más común pepino aquí es lo suficientemente diferente como para que lo mires un par de veces, ¿problema?, la higiene. Todos los chinos que pasen por allí pueden toquetearlo, palparlo, olerlo, manosearlo y demás sin miramiento; Podría ser normal si no los vieras escupir, estornudar o toser a los productos frescos sin mayor problema. ¡Preparen sus estómagos!.

Comer en Shanghai Verduras

En fin, os iré contando más cosillas en breve. ¡No os perdáis nada!.

Zàijiàn!

Datos curiosos

  • En los súper chinos te sirves tú mismo los peces vivos de un acuario atestado.
  • Tienes que tener estómago con el tema de la higiene.
  • Hay parecidos razonables con la ‘comida china’ de España, pero más bien con el uso de verdura y la preparación, no tanto con los platos.
  • Flipas con cosas que nunca pensaste ver y que además te puedes comer.

2 COMENTARIOS

  1. Otro magnífico reportaje y esperando los siguientes que este tema de la comida pues que mola, ¡ somos triperos por naturaleza y cultura!. Yo también soy de picante pero como dices acaba pasando factura y aburriendo, pero lo que soy es bastante escrupulosillo, razón por la que he dejado de ir a los buffets libres chinos y vuelta a los restaurantes chinos tradicionales que desde hace ya décadas frecuento y me encantan. Los buffets cuando hace pocos años aparecieron me entusiasmaron pues zampaba sin medida pero observando me dí cuenta del problema de la higiene: la gente toca, respira, estornuda, tose ……. y como digo soy bastante escrupulosillo.
    Bueno, no me enrrollo más, de nuevo gracias y enhorabuena y continúa así.
    Un saludo.

    • Gracias por tu comentario! Con la higiene hay que tener un especial cuidado…con la de ellos sobre todo XD Pero vaya, desde el agua de grifo hasta las boquillas de latas y botellas, aquí no es una opción, es una necesidad. Pero al final buscas las formas y te adaptas. De momento no he tenido problemas intestinales graves y espero que siga así! Merece mucho la pena correr algunos riesgos porque aquí, como en casi todas partes, las tabernillas perdidas son las que te ponen la mejor comida, pero te la juegas un poquillo como decimos jeje Ya os iré contando

Dejar una respuesta