Freedom 251, smartphone indio por 3 euros

0
Freedom 251 Portada

Ya sabéis que en esta página nos centramos en móviles de fabricación china pero hay veces que salen terminales de otros lugares y que a la fuerza tenemos que hacernos eco de ellos, este es el caso del Freedom 251 de fabricación india que saldrá al mercado de ese país el 30 de junio. Este terminal es el segundo que lanza al mercado la marca Ringing Bells, que ha conseguido atraer la atención de todos con un precio de derribo.

Se que alguno pensará que hablar de un terminal que probablemente no podremos adquirir a no ser que lo importemos directamente puede ser algo raro pero es una oportunidad perfecta para darnos cuenta de las especificaciones que se consideran gama baja de verdad en otros lugares del mundo.

Características del Freedom 251

  • Pantalla IPS de 4 pulgadas con resolución QHD de 540 x 960 píxeles con 65.000 colores.
  • Procesador MediaTek con 4 núcleos a 1,3 GHz.
  • GPU Mali 400.
  • 1 GB de RAM.
  • 8 GB de memoria interna ampliables hasta los 32 GB.
  • Cámara trasera de 3,2 megapíxeles.
  • Cámara frontal de 3 megapíxeles.
  • DualSIM
  • Sistema operativo Android 5.1 Lollipop.

Además será compatible con las redes 2G y 3G más usadas por los operadores a lo largo y ancho de este mundo y con WiFi por lo que nos da una conectividad correcta y más que suficiente para lo que necesitan algunos usuarios.

Como podéis ver este Freedom 251 es un terminal bastante simple pero que tendría su mercado, sobretodo por su bajo precio, en nuestro país, no olvidemos aquellos dispositivos horrendamente grandes que saco Vodafone para la “tercera edad” que raro era que en alguna familia alguien no lo tuviera.

Quizá el apartado que más puede chirriar sea la batería ya que monta una pila de sólo 1.450 mAh aunque no dudo que sea más que suficiente para todos aquellos que cargan el móvil todas las noches y no suelen estar consultándolo cada 10 minutos.

Freedom 251 Unboxing

Externamente, el Freedom 251, parece de juguete, tiene un diseño caricaturesco tan pequeñito en comparación y con un marco bastante ancho alrededor de la pantalla, cuenta con un botón físico redondo debajo de está y estará disponible en blanco con una franja naranja en su parte trasera.

Lo mejor de este auténtico móvil de gama baja es el precio ya que costará 3,30 euros desde su página web oficial y pese a su PVP no está subvencionado por el estado, a pesar de lo dicho por otros medios. Este último dato resulta sospechoso puesto que los componentes de un teléfono de estas características parecen más caros que esos 3,30 €. Lo que si parece es que han evitado un buen pellizco de impuestos ensamblando el teléfono en el subcontinente indio.

Refritos traídos de China

Los bienes de tecnología importados de otros países van gravados allí con un 13,8% de impuestos adicionales en para intentar promover el “Made in India”. Esta es la razón por las que empresas como Xiaomi, Samsung, Gionee o Vivo se han vito obligadas a abrir fábricas en territorio indio, para así mantener sus productos a precios competitivos en un mercado de más de 1.200 millones de personas.

Pero no es oro todo lo que reluce ya que, en el fondo, este terminal está realmente fabricado en China siendo, además, un móvil de otro fabricante al que le han cambiado la marca por lo que, en mi opinión, no se puede considerar de fabricación, al menos enteramente, india.

El Freedom 251 de Ringing Bells se tratería en realidad de un refrito del Adcom Ikon 4, un teléfono de otra marca local que suele fabricar sus teléfonos en el cercano territorio chino. Otras marcas indias como Karbon o MicroMax también utilizan prácticas similares. Adcom tiene profundos lazos comerciales con Zopo, por lo que la manufactura podría venir de este fabricante, bastante más conocido por nuestros lectores.

Lo gracioso del tema es que la propia Adcom habría asegurado no tener ningún tipo de relación con Ringing Bells, una situación anómala y, me atrevería decir que poco reconfortante. Este dato, unido a otros tantos, dan a entender que este teléfono tenga más en común con una elaborada estafa que con un producto de tecnología real.

Además viene con problemas de copyright ya que a todas luces se parece demasiado a los iPhone de Apple y, en parte es cierto, ya que puede recordar a una caricatura de un terminal de la marca de la manzana o a estos móviles de juguete que suelen imitar a los más vendidos. Las similitudes no se limitan al aspecto físico, puesto que los iconos o algunas aplicaciones del sistema tienen demasiadas similitudes con los productos de la marca de Cupertino.

No voy a decir que no sea buena la idea de sacar un móvil asequible de verdad, pero en el camino para hacerla realidad me parece que han cogido demasiados atajos. Habrá que ver en que queda todo y si el Freedom 251 termina por plasmar en la realidad un concepto interesante sobre el papel o termina convirtiéndose en un producto de vaporware.

Dejar una respuesta