El futuro cada vez más rápido

0
Futuro

Hola futuro, ya estoy llegando

Desde hace apenas un par de años venimos experimentando un crecimiento, un poco exagerado, de las distintas compañías chinas que se encargan de fabricar distintos componentes tecnológicos, sobre todo los de telefonía móvil.

Esta situación… ¿no la veis parecida a otra?.

Si habéis dicho que es muy parecida a la que vivimos hace unos años con los ordenadores habéis acertado a la que estaba pensando.

A finales del siglo XX me regalaron por la comunión un ordenador, el primero de mi vida. Ese pc era una autentica maquina, un Pentium II con un procesador de 350 Mhz, 256 Mb de RAM y un disco duro de 20 gigas. No lo utilizaba tanto como hubiera querido pero cuando jugaba con él a juegos como el Apache vs Havoc (tenía joystick) disfrutaba como el enano que era. Pero como es lógico todo se acabó, dicho ordenador dejó de estar a la última en apenas 6 meses, no me di cuenta, hasta un par de años después, que ese era el inicio de algo muy positivo para la tecnología pero malo para los consumidores.

Todas las compañías empezaban a desarrollar componente cada vez más potentes en mucho menos tiempo. Después del Pentium II vino el III, enseguida apareció el IV y cuando nos estábamos acostumbrando, los Dual Core y Core 2 Duo nos dejaron con la boca abierta. ¿Dos procesadores formando uno con la capacidad de actuar independientemente? esto se llega a saber años atrás y seguramente al que lo dijese le quemarían por brujería y blasfemias.

Mientras todo esto ocurría y los años pasaban, pudiendo probar estos nuevos, yo seguía con mi Pentium II 350 Mhz jugando a juegos como el Ultima Online (que seguro a Salvador le trae buenos recuerdos), pero claro, en el año 2006 ese Pentium II tuvo que dejarse de lado ya que el pobre no aguantaba más.

En este momento llego a mi vida un AMD del que no recuerdo que procesador tenía, solamente se que era rapidillo y que me dió bastantes dolores de cabeza. Uno o dos años después me compre un Core 2 Duo E6750 de 2,66 Ghz y 4 Gb de RAM, una bestialidad si se compara con el primero. No solo lo aproveché yo, sino que mi hermano actualmente lo esta usando. Sigue siendo una maravilla. Este me duró y sigue durando desde hace 5 años.

Desde hace año y medio mismo cuento con un I5-3570 de 3,40 Ghz con 8 Gb de RAM y, a pesar de que han salido nuevos procesadores, veo que esta evolución ha parado un poco en el mundo de los ordenadores.

Futuro

¿Por qué os cuento toda mi historia con los ordenadores si este es un blog de telefonía móvil china? muy simple, esta misma situación podría verse en los móviles.

El primer teléfono móvil que se vendió fue un Motorola, la compañía que inició todo esta evolución. Desde entonces han surgido muchas marcas, Alcatel, Nokia, Siemens, Samsung, Sharp, LG, etc. Cada una se empeñaba en hacer los teléfonos tan pequeños y tan finos como pudiera. Mandaba más aquel que tenia el móvil más pequeño, como el Nokia 8310 del que muchos se acordaran. Poco después llegaron las pantallas en color que los hacían un poco más grandes y bastante atractivos por la novedad. Todo fue evolucionando, cámaras, navegación por Internet, teclado QWERTY en los imposibles de pagar… hasta que llego Steve Jobs presentando el Iphone 3G, uno de los smartphones más influyentes, a lo que Google respondió en 2008 con la primera versión de Android.

Empece tarde con los móviles debido a que mis padres decían que no lo necesitaba (cosa lógica ya que era cierto), pero hace unos 14 o 15 años a finales de 3º de la ESO (recuerdo que me lleve la instrucciones del teléfono para dar envidia a uno de mis mejores amigos) mi padre me regaló mi primer terminal, un Alcatel 311. Era la moda de aquella época y he de decir que disfrute mucho de ese teléfono. A lo largo de todo este tiempo he tenido terminales como el Alcatel 511, el Nokia 3330, Motorola V555, 2 Siemens C60, Nokia 6234, Nokia 5800 (primer y único terminal Symbian), HTC Wildfire (mi primer terminal Android), Sony Xperia U y el Google Nexus 4 (el que utilizo actualmente). Como podéis ver, en teléfonos móviles también soy víctima de la tecnología.

Futuro

Hace relativamente nada salió el Mediatek MT6589 y ahora mismo están montando en los teléfonos el Mediatek MT6592. Con esto quiero decir que la tecnología en este campo está evolucionando incluso más rápido que la que pudimos ver en los ordenadores.

Comprarse hoy en día un teléfono de 700 euros de una marca más reconocida es un poco tontería ya que en apenas 6 meses seguramente salga otro, de la misma marca, más vitaminada o que simplemente le han cambiado el color a un botón por el que te cobren lo mismo o incluso más.

Esta es la ventaja de los teléfonos chinos, son punteros, buenos y cuestan hasta 3 o 4 veces menos; por lo que ¿merece la pena pagar tales cantidades por algo que va a estar obsoleto en apenas 1 mes?¿aprovecha la gente todo el potencial de un terminal que es muchísimo más potente que un ordenador de hace 10 años? personalmente creo que la respuesta a ambas preguntas es no. No creo que todo el mundo aproveche tal capacidad, solo lo usan para ir a la moda y cuatro programas de mensajería instantánea mal contados.

También hay que tener en cuenta que la gente cambia de teléfono más que de ordenador. Si un ordenador dura 4 o 5 años, un teléfono apenas llegará a los 2 en muchos casos. De cualquier forma hay que reconocer una cosa, nos estamos volviendo en esclavos de la tecnología, cada vez más queremos tener lo último, lo más potente y, por supuesto, lo mejor.

Dicho todo esto, ¿cual creéis que será el siguiente objetivo de los terminales móviles, los ordenadores o cualquier aparato eléctrico?¿que creéis que podremos ver en un futuro cercano?.

Compartir
Artículo anteriorEl Honphone Z9H y Xiaomi.com renombrado
Artículo siguienteCubot X6, análisis con personalidad propia
Enfermero desde 2012 y Técnico Superior en Anatomía Patológica y Citología desde 2009. He crecido rodeado de tecnología entre la que me encuentro muy agusto. He entrado en Kustruki para seguir aprendiendo, cada día más, de todo lo que las nuevas tecnologías nos aportan.

Dejar una respuesta